martes, 23 de diciembre de 2008

Fin de Año - Renovarse es vivir (1)

Las personas hemos asignado a las fechas un poder muy especial. Así es como estos días no son "cualquier día". Estamos transitando la última parte de un año y resaltan con énfasis especial el resumen de lo sucedido: las cosas que hemos conseguido, los cambios importantes, las cosas que debieron cambiar y no lo hicieron, los que están, los que partieron...
Hay rutinas que la Navidad y el Fin de Año tienen profundamente arraigadas y que no siempre son las que nos hacen mejor o más felices. Te propongo que dediques estos últimos días a repensarte en una forma especial, para comenzar 2009 renovado.

Lo primero es una rutina personal para despedir el año. La idea es dejar en 2008 cualquier "mochila" que se haya generado en 2008. Dar por finalizado cualquier tema pendiente.
Vamos paso a paso:
  • Orden en mi entorno:
    Dedica una mañana al lugar donde vives. Aprovecha para ordenar, para tirar lo que ya no necesites, para regalar cosas que pueden tener mejor uso. Resalta las cosas lindas, haz una limpieza profunda. Arregla lo que esté funcionando mal y que quizás te molestó todo el año. Aceita las puertas y ventanas si hacen ruido, revisa el coche. ¡Rodéate de orden, belleza y alegría!
  • Orden en mis papeles:
    Prepara una caja con todos los papeles que puedes necesitar (seguros, escrituras, etc.) ponle un buen rótulo y guárdala en un sitio que todos conozcan. Verifica el vencimiento de tus documentos y seguros. Cierra cualquier papel pendiente que debas o te deban. Escribe en lugar seguro el número de tus tarjetas de crédito y los teléfonos en caso de pérdida.
  • Orden en mis relaciones:
    Es un buen momento para cerrar todo aquello que esté pendiente con otras personas. Disculparse, agradecer, aclarar temas, decir te quiero... Puedes también hacer una lista con diez personas que hayan hecho algo por ti este año, aunque sea pequeño y enviarle una tarjeta o llamarles con un agradecimiento especial.
  • Orden interior:
    Dedícate un momento a tu paz interior. Pronto te enviaré algunos ejercicios para hacerlo. Piensa en tu vida, repasa este año, siente cómo estás... Si tienes fe, acércate a Dios.
  • Mi regalo a mí mismo: Un día off:
    ¡Regálate un día para tí! Vete a un spa, recibe un masaje, date un baño termal, relájate... Un día entero para tu mejor inversión: tú mismo.
  • Mi regalo a quienes quiero: Un día off:
    Regálate para tí y tu familia un día fuera, sin interrupciones. Prepáralo con dedicación, piensa en actividades para hacer juntos, arma una canasta con cosas ricas, cuenten lo mejor que pasó en el año, hablen de sus sueños para el año próximo, agradezcan lo positivo... un día especial.

Seguramente todo esto te llevará algunos días, pero seguramente conseguirá el objetivo de terminar tu año libre, sin pendientes, sin culpas, sin remordimientos...

Te dejará listo para nuestro segundo paso, que tendrás disponible en el blog en pocos días... planificar el próximo año.

Feliz Navidad

Marita

2 comentarios:

Sergio dijo...

Muy bueno Marita!!!
Feliz Navidad!!!

Sergio Tertusio

Isabel dijo...

Gracias. Es lo que necesitaba para acometer ese cierre que quería para este año. Un guión muy claro de cómo hacer el balance.
Voy a hacerlo y esperaré con impaciencia la continuación.
Para empezar, he cambiado de coche. Con pena, eso sí; pero era un tema pendiente.
Gracias, Marita.