viernes, 31 de octubre de 2008

Randy Pausch y su "última lección"


Antonio y Macarena me regalaron el libro "La última lección" de Randy Pausch. Randy fue diagnosticado con cáncer de páncreas y dedicó el último tiempo de su vida a dar una conferencia con su última lección, escribir un libro y dejar a sus hijos toda su vida y su filosofía condensada en internet... seguirá "vivo" para ellos.

Leí el libro en el vuelo Madrid-Buenos Aires, ante el asombro del señor sentado a mi izquierda que me observaba llorar mientras le hacía una sonrisa de "¿qué le voy a hacer?"

El libro cuenta la vida de Randy, que puede resultar interesante o no, cuenta sus logros... en fin, lo que tiene de extraordinario no es lo que dice, sino la crudeza con la que te enfrenta a una realidad a la que no siempre queremos enfrentarnos: la muerte, los que siguen, lo que pasará al día siguiente de que me haya ido físicamente.

Y de vuelta un recordatorio de lecciones obvias, de cosas que todos sabemos, pero que podemos desde ya decidir vivir:


  • La única forma de VIVIR es con mayúsculas, con pasión, con entrega

  • La alegría y el optimismo no son una superficialidad o una negación de la realidad, son una elección personal para sacar lo mejor de uno mismo ante cualquier circunstancia

  • Gestionar el tiempo, gestionar la eficacia, es GESTIONAR LA VIDA. Aprovechar cada día, CARPE DIEM, es el camino a una vida plena, que es mucho más que una vida larga

  • Expresar a los que amamos y los que nos importan lo que sentimos por ellos cada día nos deja sin deudas pendientes. Dormir cada noche con la tranquilidad que les dije "te amo", que perdoné y pedí perdón, que ayudé y pedí ayuda... Dormirnos sin cuentas pendientes es una forma de paz interior.
  • Leyendo a Randy encontré una frase que atribuyen a Facundo Cabral: "No estás deprimido, estás distraído", a la que agrego que simplemente has elegido ver los estímulos de la realidad que reafirman tus ganas de estar triste. Mi madre lo completa con un dicho maravilloso: "Si te preguntan como estás, siempre dí "muy bien". Porque si dices "mal" le das el gusto a los que no te quieren y entristeces a los que te aman y se preocupan por ti"
  • Las cosas son objetos sin vida... no pongas la vida en ellas. Ninguna cosa te dará una vida plena, ninguna cosa justifica una pelea, un regaño a tus hijos... o perder minutos de amor.

Gracias Randy y gracias al marketing extraordinario norteamericano.... ¡al fin nos hacen llegar una lección de vida!


Nota: Si no has visto la conferencia de Randy, la he puesto en la sección de vídeos más abajo subtitulada en Español. ¡No te la pierdas!


2 comentarios:

cristinasauq dijo...

Hola! La manera con la que explica su vida, sus hijos, su mujer, su carrera…es impresionante. Si todos fuésemos tan positivos las cosas irían diferentes. He encontrado una web escrita en el punto de libro de “La última lección” en la que se intenta poner todo lo positivo de la vida!! La web es www.cadenadeoptimismo.org. ¡A ser positivos!

Angel dijo...

Es interesante como los hechos toman importancia en nuestras vidas cuando los resignificamos. Todos nosotros vamos a morir y es parte de nuestra vida, sólo que conocer la fecha final, hay un profundo resignificado de todo lo que es la vida.
Lo de Randy, es sin dudas, admirable!!!